Rufina quiere salir

0
20

Some cool Ataques De Panico, images:

Rufina quiere salir
Ataques De Panico,
Image by :Antonio
Hija del escritor y político Eugenio Cambaceres, Rufina era una de las más preciadas damas de la alta sociedad porteña por su juventud y belleza. El 31 de mayo de 1902, mientras se preparaba para una salida al teatro, perdió el conocimiento. Su madre, alarmada, llamo a los doctores para que revisaran el estado de la joven. La conclusión fue demoledora: Rufina Cambaceres había muerto. Sólo tenía 19 años.

Esa misma noche su ataúd fue depositado en la cripta familiar del Cementerio de la Recoleta, junto a los restos de su padre. Unos días después se descubrió que el féretro estaba derribado. Temiendo que alguien hubiera robado las joyas que lo cubrían, el cuerpo fue retirado de la tumba. Con horror, los presentes pudieron ver los arañazos que la propia Rufina, presa del pánico, había marcado sobre su cara y las paredes del ataúd al despertar en su propia tumba, para luego morir asfixiada. Había sido víctima de un ataque de catalepsia, enfermedad que apaga todos los signos vitales. La medicina de la época no supo diferenciar ese estado del de la muerte, condenando a la señorita Cambaceres a un entierro en vida.

Después de la tragedia, fue erigido el magnífico monumento que señala la tumba de la joven, obra del alemán Richard Aigner. Representa a Rufina frente a la puerta de su cripta, tomando el picaporte como si pudiera salir. Como hubiera querida esa fatídica noche.

——————————

Qué historia, ¿eh?. Como toda buena leyenda, ésta tiene varias versiones. Una dice que el cadaver fue revisado gracias a la insistencia de una abuela europea, que al enterarse de la muerte de su nieta cruzó el océano (tres semanas en barco) y, desconfiada, exigió ver con sus propios ojos el cuerpo. Menuda sorpresa se habrá llevado. Otra variación indica que Rufina logró salir de su ataúd, y luego abandonó la cripta atravesando la puerta. Al encontrarse de noche en pleno cementerio, un infarto le arrebató la vida. Y hay más: Que su madre era la "querida" del luego presidente Hipólito Yrigoyen. Que su madre mantenía un romance con el propio novio de Rufina, y cada noche la sedaba con un calmante antes de encontrarse con el muchacho; en la noche de la tragedia se habría excedido con la dosis.

Como sea, la doble muerte de Rufina fue considerada verídica por mucha gente, y aún hoy es repetida infaltablemente por los guías del cementerio. Es simplemente una de esas historias tan buenas que no importa si son ciertas o no; nadie duda que merecen serlo.